Presentación de la campaña «SE BUSCA» de familias colaboradoras

Esta mañana ha tenido lugar, en Sevilla, la presentación de la campaña de Familias Colaboradoras «SE BUSCA». El acto ha contado con la presencia de la Consejera de Inclusión Social, Juventud, Familias e Igualdad, Dña. Loles López y el Presidente de ACCAM, D. José Alberto García Perea y han acudido representantes de instituciones y entidades relacionadas con los servicios de protección de menores y de las familias colaboradoras.

Bajo el lema «SE BUSCA» arranca esta campaña que se engloba dentro del programa «Una familia para cada niño y niña» de sensibilización y captación de Familias Colaboradoras organizada por la Asociación Andaluza de Centros Católicos de Ayuda al Menor (ACCAM) y financiada por la Consejería a través de los fondos del IRPF. La campaña incluye un spot destinado a promover el acogimiento temporal de vacaciones y fines de semana a cargo de familias colaboradoras.

El acto ha sido conducido por la periodista y presentadora Marina Bernal, que ha ido dando paso, de forma amena y emotiva, a las distintos momentos de la presentación. El evento ha arrancado con un saludo en red, vía ZOOM, desde las ocho provincias andaluzas a cargo de ocho personas vinculadas a ACCAM pertenecientes a distintos perfiles: profesionales, ex-tutelados, familias colaboradoras y voluntariado. De fondo, las magníficas vistas de las instalaciones de ABADES Triana.

La consejera de Inclusión Social, Juventud, Familias e Igualdad, Loles López, se ha mostrado «muy emocionada» por participar en esta presentación. Acompañada del presidente de ACCAM, José Alberto García Perea, ha hecho un llamamiento a todas las familias andaluzas para que compartan su tiempo y su familia con niños y niñas del sistema de protección, al tiempo que ha remarcado la necesidad de difundir la importancia de las familias colaboradoras para atender y dar modelos de referencia a los menores y adolescentes que viven en los centros de protección de Andalucía. Se trata de favorecer una convivencia familiar durante periodos determinados de tiempo, como fines de semana o periodos vacacionales.

Loles López ha matizado que estas convivencias no solo permiten a los niños realizar actividades alternativas a las del centro de protección en vacaciones o fines de semana, «sino que les sirve para ampliar su red de apoyo social, tan necesaria durante el periodo de la infancia y la adolescencia y decisiva al alcanzar la mayoría de edad y abandonar el centro de protección».

“Las ventajas para las niñas, niños y adolescentes son enormes porque se establecen vínculos emocionales sanos entre las familias y los menores, de manera que se construyen lazos que nunca se olvidan”, ha proseguido López, que ha incidido en la importancia de la familia, que “es la que te da la idea de lo que tiene que ser tu vida”. Asimismo, ha remarcado que es “una experiencia enriquecedora” tanto para los menores como para las familias.

Según ha destacado la consejera, actualmente, en Andalucía “las familias colaboradoras constituyen un recurso muy importante, altruista y solidario”. López ha agradecido a las familias “su explosión de solidaridad” porque los menores son “el futuro pero también el presente”. En Andalucía, actualmente, hay 255 familias colaboradoras y 262 menores beneficiarios del programa ‘Una familia para cada niño/a’.

Un respiro para los menores de centros de protección

El presidente de ACCAM, José Alberto García Perea, ha destacado durante su intervención, el trabajo que realizan cada día desde los Centros de Protección de Menores, “para darles lo mejor de nosotros y nosotras, desde la profesionalidad, y también desde la sensibilidad, el cariño y la vocación de servicio…aun así, somos conscientes de que el beneficio que una familia reporta a un niño es tan importante y tan clave en su vida, que volvemos a soñar, ahora, con poder ofrecerles ‘Una familia para cada niño y niña’”.

Y ha hecho hincapié en la importancia de dar a conocer la figura colaborativa ya que muchas veces se desconoce esta posibilidad de colaborar para facilitar a los menores que residen en centros de protección un ambiente normalizado. Con este programa, ACCAM pretende alcanzar el objetivo de que, cada niño o niña actualmente acogidos en centros residenciales, cuenten con una familia colaboradora con la que pueden compartir fines de semana y vacaciones. “Es un respiro para estos menores”, ha resaltado Perea, el cual ha explicado que se trata de que los niños y niñas que viven en centros de protección cuenten con periodos en un entorno familiar en días no lectivos y periodos vacacionales.

Testimonios que emocionan

A lo largo de la presentación se ha podido conocer la importancia de las familias colaboradoras gracias al testimonio de varios invitados e invitadas procedentes de Cádiz, Granada y Sevilla que han contado sus experiencias en este programa. El momento más emotivo ha sido cuando Rocío, una joven ex-tutelada, ha contado su experiencia, cuando inició su relación, siendo menor, con su familia colaboradora. Relación que todavía perdura.

A continuación se emitió el spot diseñado para esta campaña con ilustraciones de Cristina Escribano y que se distribuirá a través de los medios de comunicación y de las redes sociales.

El programa ‘Una familia para cada niño/a’ desarrollado por ACCAM comenzó su andadura el 1 de marzo de 2022. En estos meses, 18 familias, de las distintas provincias andaluzas, han mostrado su interés por ser familia colaboradora. Se les ha impartido la formación básica obligatoria, requisito indispensable para iniciar la colaboración.

La Asociación Andaluza de Centros Católicos de Ayuda al Menor (ACCAM) es una organización sin ánimo de lucro, cuyo fin principal es la defensa de los derechos, y la atención socioeducativa a menores en situación de desprotección, desamparo y/o riesgo social. Nace en 1999 con el deseo de unificar criterios de actuación en los Centros de Protección de Menores, regentados durante décadas por Institutos o Congregaciones religiosas, con presencia en Andalucía.

Actualmente, ACCAM aglutina a 16 entidades/congregaciones religiosas que agrupan a 32 centros/servicios distribuidos por las distintas provincias de nuestra comunidad y atiende a unos 600 menores.